sábado, 25 de septiembre de 2010

Me quedo con…

16-17. La música. Me mostraste que había un mundo sonoro mucho más amplio del que se vende en las vidrieras.

20-21. Esos fines de semana en San Andrés de Giles. Y ese árbol que tenía bichitos que se confundían con la corteza.

21-22. 1984.

22-23. La forma en que saludaste aquella vez, acariciándome el cuello.
Esos masajes increíbles. Tu inocencia.
El día en que me fuiste a buscar, paseamos toda la tarde y nos besamos toda la noche en un banco de Puerto Madero.

24-26. (ese maldito limbo de locura, música dance y frutos rojos terminó durando dos años... y es increíble, pero todo lo vivido con vos en ese tiempo carece de significado... lo único que rescato es tu perro dorado.)
  
27. La forma en que me acariciaste el brazo, y ese día que empezó en almuerzo y terminó en desayuno.

27. La manera en que me manejaste, casi obligándome a hacer cosas que nunca hice, dejandome llevar. Y lo bien que me hiciste sentir haciéndote caso.

26-27. Pero de vos… de vos me quedo con todo. Desde esa sonrisa felina que me conquistó el primer día, hasta esos vacios tuyos, que me enseñan tantas cosas de mi misma... 
...y la manera en que me despertaste de ese letargo. 

Love is Forever.

28. Gracias por dejarme volar.




No hay comentarios: